Manifesto

William: For the life of me, I could never understand why women’s clothes must be so damn complicated.
Duchess: It’s just our way of expressing ourselves, I suppose.
William: Hummm… whatever do you mean?
   Duchess: Well, you have so many ways of expressing yourselves.
We must make do with our hats and our dresses.
The Duchess (2008).  {film} Saul Dibb.
——————————————————————-
William: Por mi vida, nunca pude entender por qué la ropa de las mujeres debe ser tan malditamente complicada.
Duquesa: Es solo nuestra manera de expresarnos, creo yo.
William: Hummm… ¿Qué quieres decir con eso?
Duquesa: Bueno, ustedes tienen tantas maneras de expresarse.
Nosotras debemos hacer lo que se pueda con nuestros sombreros y nuestros vestidos.
 La Duquesa (2008). {película} Saul Dibb.

Este blog ha sido creado con el propósito de continuar la tan anhelada expresión del ser de la que se habla en la cita anterior. No importa cuánto tiempo pase, ese deseo de exteriorizar lo que somos y lo que pensamos sigue vigente. Resulta que lo que vestimos es también una extensión de esa urgencia humana de darse a conocer afuera de sí mismo.   No obstante, los hombres han intentado resolver aquella necesidad desde otros estadios, además de la moda. Por siglos los hombres han podido elevar sus voces en: la política, la filosofía, las leyes entre otros. Mientras las mujeres han tenido que pelear por el derecho a participar en cualquiera de esos círculos.   Y esto no es una pelea de géneros, pero es indiscutible que la mujer no ha podido desarrollarse con las misma libertad con la que lo han hecho los hombres. Es por esto que la moda ha sido cómplice de la voz de la mujer en varios aspectos y durante mucho tiempo.

Si una mujer le es indiferente la moda, ésta le está mostrando al mundo, tal vez, un lado más rudo de sí misma; tal vez, intenta no sobresalir por su apariencia. Si una mujer usa la moda como su primera herramienta de presentación, quizás quiere causar una impresión de poder, o bien, querrá que no se olviden de ella fácilmente. Muchas mujeres eligen la feminidad, otras la comodidad, algunas eligen la sensualidad y muchas otras prefieren ser modernas. Aquí queremos destacarlas a todas y darles una nueva voz y un respiro. Queremos rescatar esa especial relación que tiene una mujer con su estilo personal y su ropa como un recurso que devela quién ella es; qué parte de ella misma quiere enunciarle al mundo.

¡Bienvenidas y bienvenidos! Este es un espacio en el que no deben temerle a su propia opinión ni a sus propios gustos. Aquí no vamos a imponerles ninguna tendencia, ninguna figura específica. En este blog la pasión descansa firmemente en la moda y en el poder que ella tiene como reflejo de nuestro carácter, nuestro estado de ánimo y nuestro punto de vista. Entonces, será la complicidad la mejor aliada entre la escritura, la ropa y la esencia.

Anuncios