Se trata de estilo

Uno de los grandes referentes de la moda desde hace un siglo es la diseñadora francesa Coco Chanel, fundadora de una de las casas de moda con mayor prestigio y trayectoria en la actualidad. Chanel empezó a romper esquemas sobre lo que debía usar una mujer, respondiendo a los cambios sociales que se generaron a partir de la Primera Guerra Mundial. El mundo en el que vivió necesitaba proporcionar movilidad y comodidad a las mujeres. Hoy en día Chanel es una marca de alta costura, costosa y casi inimaginable para una mujer trabajadora de este siglo.

El mayor legado de Chanel no es su imperio de la moda sino las muchas posibilidades que le ofreció a la mujer al hablar de la imagen personal como parte de su individualidad. Una de sus frases más famosas es: “todo lo que es moda pasa de moda, el estilo jamás.” De la famosísima diseñadora lo que más se recuerda es justamente su insistencia en usar blanco y negro en su día a día, ese era, sin duda alguna, su estilo. La ropa nos hace distintos a los demás. Lo que decidimos usar sobre nuestros cuerpos es una manifestación de aquello que somos.  Lo que usamos es una pequeña huella dactilar que nos permite hablar de nosotros mismos.

Después de la guerra el número de mujeres trabajadoras aumentó, lo que exigió un cambio en los escaparates y desde entonces la ropa ha ido cambiando con la misma velocidad que el mundo lo ha hecho. Es posible pensar en cada década con una tendencia particular; cada década tiene impreso en los libros de historia sucesos relevantes acompañados de alguna tendencia. Por ejemplo en el asesinato de John F. Kennedy libros resaltan las imágenes de la figura de su esposa Jacqueline Kennedy con un traje rosado que curiosamente era un diseño Chanel.

12626103_10153877435069603_728327090_n

En la década de los ochenta en Inglaterra su gran  ícono de moda, la que fuese la Princesa de Gales; enamoró al país con su simpatía y filantropía y marcó una fuerte tendencia en la moda empleando vestuarios de casas de moda londinenses emergentes para la época.

No hay que negar que las  mujeres en la historia no ha tenido el mismo impacto que los hombres, pero sí puede decirse que el último siglo han sabido ganarse su espacio y esto ha sido en parte porque han sabido usar el vestuario como un elemento de su carta de presentación. El estilo de grandes mujeres se mantiene en el imaginario común y aunque las distorsionemos  y olvidemos su grandeza, como pasó con Coco Chanel,  entendemos que el estilo no viene por su ropa sino por sus acciones. Basta con ver las mujeres que gracias a su estilo pudieron actuar, ser  ellas mismas, marcar con su estilo una  pauta. Incluso hoy en día Malala Yousafzai suele vestir de rosado en grandes eventos, una elección que ella dice no ha sido premeditada pero que es parte ahora de su imagen ante el mundo entero.

malala

La idea misma de la moda hoy en día no es “que el hábito haga al monje, sino que el hábito debe estar al servicio del monje”. No somos lo que somos por lo que vestimos, lo que vestimos es una herramienta más que debemos usar a favor nuestro.

fe_autores-04

Anuncios