5 Estilos que harían de nuestro armario un cliché

En Fashionista E creemos que la individualidad es la médula del estilo. Aquellos que a lo largo de la historia se han expresado sin tapujos y sin miedos a través de sus pintas, han logrado crear un emporio que -hoy por hoy- nos involucra a todos. Diosas y dioses como Yves Saint Laurent, Coco Channel, Janelle Monae, Carolina Herrera, Freddie Mercury o David Bowie son solo algunos ejemplos de que la moda y el estilo son herramientas poderosas para declararle al mundo quiénes somos.

También creemos que la Moda tiene varios asesinos potenciales, todos antónimos de la individualidad: las creaciones en masa, los estilos uniformes, la eterna repetición o las copias pueden ser fatales cuando queremos hacer declaraciones contundentes. Un armario que no nos representa puede invisibilizarnos, ridiculizarnos o entristecernos.

Por eso en Fashionista E los invitamos a probar y a reinventarse cada vez que puedan. No se casen con ninguno de estos estilos que pueden terminar por desfavorecerlos…

1.Dios o diosa del Glamour

Este estilo llevado al extremo puede ser un arma de doble filo. Una persona que no se despega de los brillos, las telas satinadas y los zapatos de charol puede terminar arrinconada. Este cliché puede aislarlos, ya que nadie invitaría a estos dioses Glam a un plan al aire libre o un plan más casual. La extravagancia y la exuberancia caracterizan a estos personajes que no salen sin peinar o maquillar ni a comprar una bolsa de leche.

Ejemplos famosos: La bien conocida Kim Kardashian es una excelente candidata para esta categoría, ella siempre tiene alguna prenda escandalosa y mucho maquillaje. Los hombres también tienen su representate, ¿recuerdan a Walter Mercado?… creo yo que hasta su pijama tenía lentejuelas.

Créditos: kidiary.tumblr.com

Créditos: shantianada.tumblr.com 

2. Los viudos perpetuos

No dejan el negro ni por el Carnaval de Barranquilla. No importa si hace un calor de más de cuarenta grados o si están en un crucero por el Caribe, llevarán como himno y bandera el color  negro. Consideran que el último grito de la moda es combinar negro con negro y lo más colorido que han llegado a ponerse es una camiseta blanca o algún accesorio rojo que contraste. No se arriesgan a experimentar con colores y se sienten como payasos si por casualidad deben usar tres tonos diferentes en una sola pinta.

Ejemplos famosos: En este penoso caso tenemos a dos grandes de la industria que aunque nos enloquecen con sus hermosos diseños, no nos convencen con su estilo personal: Karl Lagerfeld y Vera Wang que casi siempre prefieren el negro.

Crédito primera foto: www.revistavanityfair.es

Crédito segunda foto: www.vogue.es 

3. Los Marcadictos 

Se creen supermodelos subvalorados, no pueden comprar nada sin usar como guías los catálogos y las revistas de moda. Aseguran que son originales, pero les da pavor expandir sus límites y nadar en nuevas aguas. Siempre se ven bien y están a tono con las últimas tendencias, sin embargo su creatividad está por debajo de cero. Todo su armario se compone por prendas costosas y de marca, no les gusta lo vintage ni lo usado. Su ley más importante: evitar repetir prendas a toda costa.

Ejemplos famosos: La reconocida heredara Paris Hilton no sale de casa sin algo de Gucci,  Dolce & Gabbana o Louis Vuitton. El estilo poco le importa, ella solo quiere demostrar con su ropa es que tiene mucho dinero. Por el lado de los hombres, tenemos a Cristiano Ronaldo que se jacta de tener un armario lleno de prendas opulentas de diseñadores, como Giorgio Armani o Richard Chai.

Crédito primera foto: sophia_song

Crédito segunda foto: Tevienlaciudad 

4. Siempre casual

Usan jeans hasta en la ducha y los tenis son sus únicos zapatos. No les gusta ir a bodas, no por los largos protocolos, sino porque la idea de usar un vestido o un traje los aterra. Apuestan consigo mismos cuánto tiempo más les durará esa chaqueta de denim que compraron a los quince años. Para ellos la elegancia y la sobriedad son sinónimos de vejez y aburrimiento. Aman todas aquellas prendas que no exigen un esfuerzo en sus cuidados, el verbo planchar les es desconocido y no saben qué es lavar una prenda después de solo una puesta.

Ejemplos famosos: John Mayer si no está en alguna entrega de premios no se quita su camiseta/chaqueta de jean ni medio segundo. Además, adora las camisetas de algodón manga sisa. El ejemplo femenino no es precisamente una figura famosa, más bien es una figura de ficción famosa: Bella Swan, la protagonista de la saga de Crepúsculo. Aunque no sea una persona sí que funciona para ilustrar mi punto con este cliché.

Crédito primera foto: mrsmogulsays

Crédito segunda foto: John Mayer Live Archive

bella.gif

5.  Por la plata baila el mono (solo negocios)

Ellos son todo lo contrario al grupo anterior, ni en sus sueños más locos usarían tenis fuera del gimnasio. Hagas lo que hagas no encontrarás ni un jean en sus armarios, lo más cercano a un pantalón casual que tienen es un capri azul marino. Hasta los domingos usan traje de dos piezas y siempre están listos por si surge una reunión de imprevisto. La diversión no es un factor relevante a la hora de elegir sus pintas. Son pragmáticos y serios todos los días de la semana y en cualquier ocasión social.

Ejemplos famosos: Un gran consejero de moda, eso sí, pero encerrado en un solo estilo que no varía ni un centímetro: Tim Gunn, a quién únicamente vemos de traje. Por otro lado, está la candidata presidencial Hillary Clinton y no la justifiquen porque es una figura política; Michelle Obama también lo es y ha sabido sazonar muy bien su armario a pesar de su posición.

U.S. Department of State

tim gunn.gif

fe_autores-01

Anuncios