El viaje de Kupa

“Más que el destino, lo que importa es el recorrido”, es el lema de los cuatro emprendedores que un día, por una  tela bonita, se embarcaron en un viaje para consolidar KUPA: una marca que hoy hace maletas ilustradas, a prueba de agua y con un forro cuyo olor recuerda al hule de patito de bañera.

Sus integrantes Ana María, Santiago, Ricardo –Racha– y Juan David –Juancho–, son todos Uniandinos. Diseñadores y administradores, un equipo que une la creatividad y el knowhow de los negocios; un centauro rara vez visto en las empresas de moda emergentes.

IMG_1290 (1)

No obstante, su camino no ha sido fácil, ha sido más como La Odisea, con Polifemos que debieron vencer con ingenio y persistencia. Uno de esos fueron los materiales y los costos. Inicialmente, ellos siguieron el modelo de material barato traído de China =precios más bajos; pero en poco tiempo se dieron cuenta de que competir por precio daba más pérdidas que ganancias: 

“Las primeras maletas que vendimos fueron diecisiete de veinticinco, en Las puertas del cielo del 2013, nos fue súper. Pero al poco tiempo, ¡la gente nos empezó a mandar fotos de que las maletas se les estaban desbaratando!” comenta Ana María, subiéndose las mangas del prototipo de Chaqueta Impermeable que están diseñando. “Eso nos obligó a ir Lafayette para buscar insumos nacionales de muy buena calidad. Se nos cuadruplicó el precio, pero valió la pena”. Termina, pasándose la mano por la frente, enmarcada por un pixie cut.

Lafayette, además de proveerles insumos de alta calidad, fue la puerta hacia la consecución de un capital financiero base de diez millones para abrir el taller en el que hoy producen morrales con peces ácidos, mapas de Bogotá, elefantes, flores y robots. “El día que llegamos a Lafayette a buscar telas vimos un flyer de su iniciativa “Hilando empresa”, participamos y por eso tenemos este espacio”, cuenta Ana María, sonriendo y acomodando sus gafas.

IMG_1275

El taller está pintado todo de blanco, decorado por los coloridos morrales que esperan en dos estanterías a ser vistos y comprados. A su lado hay una mesa llena de bosquejos y retazos de tela de la colección nueva que saldrá en la feria BURO el 14 de Julio. Y en el cuarto contiguo, Reinaldo y su hijo Kevin le dan vida los diseños de KUPA:

“Reinaldo es el líder de desarrollo, tiene experiencia en la confección de lona y cuero, una dupla que no es usual: gerenalmente saben hacer o una cosa o la otra. Y Kevin es el armador, organiza y prepara los materiales de tal forma que estén listos para que su papá los vuelva maletas, loncheras, billeteras” comenta ella, entre el ruido de las máquinas de coser y el rasguño de las tijeras.

IMG_1268

IMG_1263

Ellos no solo producen las maletas de la marca, sino que confeccionan morrales también para terceros. “Eso empezó como un sueño–cuenta Ana– se llamaba el Taller Amarillo e intentaba ser la solución a eso que nos pasa mucho y es que uno va a los satélites y le piden una cantidad mínima de cincuenta unidades y cuando uno está empezando si lo hace se endeuda terrible sin ninguna certeza de que a la gente le vaya a gustar el producto”. Al principio confeccionaban de todo: camisetas, morrales, neceseres, pero las máquinas y las técnicas eran tan distintas para cada objeto que terminó siendo un desastre. “Por eso hoy solo le producimos a terceros maletas en lotes pequeños, máximo a una o dos empresas por mes– como Schuz- Schuz– para no descuidar la producción de KUPA”.

KUPA era antes PACO OBJETOS, pero Paco Rabanne se opuso a que pudieran usar ese nombre y tuvieron que volver a empezar: “duramos como tres meses en redes llamándonos ‘cuatro emprendedores temporalmente sin nombre’. Y de hecho las maletas tienen esas transición. Hay una muy vieja que tiene el nombre de PACO, hay otra que tiene la P, mientras hacíamos la transición y finalmente la A que es el compás y la montaña”.

IMG_1298

El proceso de crear una maleta KUPA depende de si va a ser ilustrada por Ana María o en colaboración con otro ilustrador. “Lo chévere de KUPA es que cada uno tiene un gusto muy diferente: Juancho es el más conservador, entonces nos ayuda porque todos somos súper subidos en tono y Juancho siempre nos dice ‘algo más calmado, algo que yo usaría’, y eso nos ha servido porque hay personas que les encanta la marca, pero no son tan coloridas”–cuenta Ana María mostrándome una de las maletas de la colección que hicieron con Juliana Toro con mapas urbanos: es azul con el mapa de la Sabana en rosado.

La colección nueva que saldrá en BURO fue ilustrada por Sammy, cuyo trazo es se acerca más “al bosquejo anatómico. Con ella llegamos a la conclusión de hacer animales como el papagayo, el armadillo, el colibrí, el oso de anteojos, porque queremos resaltar que somos una empresa colombiana con su fauna.”

13706226_10154022503596263_575565414_n

Ana María ilustró la nueva colección para niños: en cada boceto se demoró entre cuatro o cinco horas, para luego verctorizarlo, y agregarle un par de detalles. “Las constelaciones son las de cada uno del equipo: Yo soy leo, libra es Santiago, sagitario es Juancho y capricornio es Racha. Me encanta que hayan en todos nuestros estampados pequeñas cosas que si la gente se fija se da cuenta, como la sirena en uno de los robots o el tutú de la niña astronauta”, termina ella pasando las hojas de su libreta llena de los trazos que un día se convertirán en los morrales que compartirán las aventuras de sus viajeros.

Dónde pueden conseguir una maleta KUPA:

– Taller Cra 18 # 84-24 of 101
http://www.kupaco.com

IMG_1273

IMG_1279

IMG_1270

También podrán encontrar este artículo en www.pandoramag.co 

Colaboradora externa:

fe_autores-06

Anuncios