KALI UCHIS, DE PEREIRA PARA EL MUNDO

Ella es una de las muchas cantantes a las que no se les puede separar el estilo de la música. Y aunque en el entretenimiento esto pasa casi por regla general (al menos en sus escenarios más mediáticos), en el caso de las mujeres la apariencia es directamente proporcional al éxito musical. La mayoría están producidas, por supuesto, y sus “increíbles” vestuarios, peinados y maquillaje son obra de un montón de héroes tras bambalinas. Sin embargo, hay algo en Kali Uchis, la cantante pereirana de veintiún años radicada en Estados Unidos, que parece original, salido de sus propias experiencias, más allá de sus evidentes influencias de lo que nos imaginamos de la carretera gringa: bombas de gasolina, cafés en el desierto, moteles, colores pasteles y actitud de sin mucho dinero en los bolsillos.

kali uchis

Lo primero que veo es eso, Pereira, lo que significan en el imaginario las mujeres de Pereira y lo que significa la belleza paisa. Ridin Round, su sencillo de finales del 2015, inicia con una tradicional escena de familia popular colombiana de desayuno, con el mantel estampado en los bordes, la mesa redonda y la pelea con una supuesta madre en el tono “mientras vivas en esta casa se hace lo que yo diga”. Aparecen mujeres de pelo largo, negro, liso, hasta la cintura, que usan blusas con cordones cruzados, jeans sin bolsillos o con apliques de brillantes plásticos, pantalones cortos muy ajustados, no a lo gringo, sino a la colombiana. También hombres jóvenes vestidos a lo que caiga, pantalón de jean y camisetas estampadas, no con palmeras o pájaros, sino con calaveras manchadas de pinturas, o con manchones poco reconocibles que intentan parecer una pintada en la pared.

vídeoKaliUchis.gif

En Kali Uchis brilla una estetización musical de la cultura popular en el vestuario de las calles de Bogotá, Pereira, Medellín o de cualquier pueblo colombiano, que me parece rica y valiosa, incluso antes de pensar en sus influencias de la cultura pop estadounidense. Las mujeres que muestran las caderas, los senos, las piernas, las nalgas, no son patrimonio de las chicas problema en el verano californiano, sino que son también una de las expresiones de la sensualidad y la belleza en los barrios populares de nuestras latitudes. Es claro que mostrar el cuerpo no es el problema, sobre todo el de las mujeres, sino la interpretación que los medios y los individuos hacen de ese hecho.

La estética de las mujeres voluptuosas resaltada en los jeans sin bolsillo, que han hecho tan famosa la industria del jean en Colombia en mercados como México, España, Perú y algunas partes de Estados Unidos, conforman en los vídeos musicales de Kali Uchis una estética pop, callejera y nostálgica de un pasado no tan lejano: los años noventas. Creo que si algo define la actual ropa popular en Colombia son los rezagos estéticos de los noventas, tan de moda hoy en Forever 21, que han permanecido en el denim, las ombligueras, los pantalones anchos y las chaquetas bombachas de los hombres y las mujeres de barrio.

kaliUchis1

La puesta estética de Kali Uchis recoge todas estas influencias y las mezcla con sus experiencias callejeras en Estados Unidos. Por eso utiliza el pelo rosado o rubio platinado, las cejas negras, los colores pasteles de aire cincuentero y sesentero, medio a lo Instagram, pero logrando una cohesión alejada de la falsedad producida. Del lado musical, está presente el blues, el R&B, el hip-hop, el pop, e incluso digo que la música de planchar y la música romántica en español de aires italianos, para lograr una propuesta musical gringo-latina muy a lo popular. Es una chica cool y lo sabe.

En todo caso, saber qué tanto lo hace de manera auténtica y qué tanto es pura estrategia comercial es algo difícil de determinar. Pareciera más una búsqueda estética propia, autónoma, aunque la moda tiene esa bendita maña de escarbar en el pasado para parecernos más interesante. Como sea, vale la pena ver y escuchar a la pereirana con estilo, a la vez que contemplar seriamente la posibilidad de comprarse un jean sin bolsillos y así irse pensando otras maneras de estar en la cresta de la ola.

kaliuchis2

fe_autores-02

Anuncios