DE ISHERWOOD A FORD: Moda de los 60’s muy en los 2000

Hace muy poco mi amado ser, como buen literato, me motivó a leer una de las novelas que más le han gustado; dentro de lo serio que es esa expresión para un lector apasionado como lo es él.

Un poco sorprendido por la seriedad de la invitación, observé muy detenidamente la edición que buscamos por tanto tiempo en los recovecos de la ciudad: una edición algo vieja, pero en buen estado con  unos que otros ácaros y su característico olor a libro viejo, comprado en el centro de Bogotá. Me llamó la atención que en la portada estaban dos hombres con tablas para surf, por lo que me dije: “Ok, esto puede ser interesante.”

14164143_10154136927951263_1175822263_o.jpg

Ph: Nicolás Ojeda Amador.

Dos días y medio después de ese evento, unas cuantas tazas de café, a lo mejor dos cigarrillos incluidos y una que otra parada para comer, termine el libro Un hombre soltero.   A lo mejor, mi querida lectora o lector, usted a podido experimentar esa sensación de nulidad, de “tranquilidad”, pero a la vez de un choque emocional que inmoviliza el cuerpo, similar al letargo de la desesperación al no saber cómo sentirse después de terminar una novela que te envolvió y te sentiste parte.

single man.gif

single man1.gif

No les contaré la historia, porque no es el espacio, pero me centraré en la adaptación para el cine que nos regaló el director, productor, arquitecto de profesión y también diseñador de moda : Tom Ford.

A SINGLE MAN, la película del año 2009 basada en el libro Christopher Isherwood, publicada en 1964 y que, para su momento, fue uno de los principales hitos del movimiento de liberación gay por ser transgresor y polémico de forma sutil. Frente a estos antecedentes parece que la primera tentación es analizar hasta qué punto la cinta termina siendo excesivamente literaria o si, por el contrario, logra adquirir una perspectiva cinematográfica propia. De forma concreta diré que, en general, Tom Ford logra un acierto en lo segundo.

La propuesta estética planteada por Ford alimenta esta idea: estamos ante un elegante diseñador de moda, especializado en el hombre y su visión elegante, europeo y clásico que no escatima esfuerzos a la hora de recrear toda la estética elegante de la era Kennedy, tan de moda hoy en día gracias a la serie Mad Men.

Sin mayores reparos, Ford como director, aumenta salvajemente el ingreso de un profesor de literatura para que éste pueda permitirse el Mercedes más elegante, los trajes más sofisticados, una casa que parece diseñada por Frank Lloyd Wright en sus mejores días y un largo etcétera, que daría para dos artículos más.

Esta elegancia «canónica», muy propia del sello estético de Ford, se extiende también a muchos personajes, hasta el extremo de convertirlos en clichés. Especialmente en el caso de Julianne Moore: nos encontramos un estereotipo de mujer decadente escandalosa y alocada, tan del gusto gay. De casa bonita, amor por el licor  y vida personal en la más oscura penumbra.

singleman4

singleman6.gif

Igualmente pasa con el personaje de Kenny – un alumno del profesor, encarnado por Nicholas Hoult – que funciona meramente como símbolo de la belleza de la juventud. Y como un símbolo muy trillado,que se ve perfectamente sexy y atractivo en sus  buzos de cachemir, su actitud rebelde, motociclista, algo tonto como el atractivo y apuesto de la escuela que, contrariamente, incita a ver una leve inteligencia perspicaz y atractiva; interesante para este estereotipo.

Todo un arte recrear los sesenta, toda una experiencia incluir a Jon Kortajarena con su acento español, su pinta a lo James Dean y su mirada coqueta y seductora. Toda una experiencia ver el glamour y la elegancia de Ford en la dirección de arte y en el buen vestir del hombre.

single8

single9

Amore mio, sígueme llevando a mundos donde Kortajarena es más atractivo que James Dean, llévame a donde Nicholas Hoult muestre el trasero y nos invite a tomar algo a la playa bajo la luz de la luna; Donde Colin Firth sea nuestro maestro y nuestra traga colegial de letras y poesía y, principalmente, a un lugar donde todos usemos la ropa de Tom Ford, tanto hombres como mujeres; para hacer de este mundo, un mundo lleno de elegancia, amor, letras y estilo.

fe_autores-03

Anuncios