Hécate

Apostarle a la feminidad siempre ha sido un riesgo, pues lo femenino ha sido definido desde la estigmatización y el estereotipo. Cuando hablamos de feminidad recurrimos a viejos clichés: maternal, delicada, dulce o apropiada. Sin embargo, la feminidad no necesariamente está ligada a esos adjetivos ni tampoco a un género, lo femenino es de naturaleza indómita, capaz de una sensualidad exacerbada, determinación y confianza; no está adherido a un género específico y no responde a estándares de ninguna clase.

S1A.jpg

s1b

S1C.jpg

La feminidad a la que le apuesta la moda es versátil, sofisticada y misteriosa; ese carácter que busca siempre reinventarse y que se escapa a cualquier molde.

S4D.JPG

S3C.JPG

s3b

En esta editorial decidimos resaltar el lado más oscuro de lo femenino y darle protagonismo a esa inteligibilidad de la feminidad, aquella que toda femme fatale representa cuando encarna la vulnerabilidad y la rudeza, la delicadeza y la fuerza, la preparación y la naturalidad.

S4B.JPG

S4C.JPG

Lo romántico de las prendas le da un marco especial a esa feminidad que pretende -antes que nada- reconocer al individuo, sin etiquetas.

s2a

s2b

Créditos:

Fotografía: Estudio NEUT.

Vestuario: FrasesAccesorios 

Maquillaje: MadMoonStyle

Estilismo: Fashionista Enclosetada.

 Modelo: Natalia García.

Anuncios