Juventud eterna

La generación de los milenial ha sido vapuleada en columnas, programas de radio, matinees de televisión; los medios aseguran que esta generación es la más perezosa, narcisista y superficial que haya pisado la tierra. Lo cierto es que aunque los milénicos sí padezcamos de algunos de esos defectos, también es importante resaltar que somos el resultado de procesos históricos y sociales que nos trajeron al lugar en el que estamos hoy. Así que si usted nació entre 1984 y el año 2000 es un milenial, pero no se avergüence ni permita los medios lo hagan sentir poca cosa; no se sienta culpable y sepa que no está solo.

Los milénicos sufrimos de nostalgia, esa es nuestra mayor afección. Por esto hemos puesto en el radar comercial aparatos que parecían estar destinados a la inutilidad: los vinilos, los tornamesas, los view master. Con la moda, por ejemplo, somos igual de nostálgicos. La fiebre por los noventas es una manifestación generacional sobre nuestro miedo a crecer. Traemos prendas de una época en la que la vida resultaba más fácil, prendas que vimos siendo niños; cuando Britney Spears era la única princesa del pop y comprar bubbaloos era el gran gasto del mes.

DSC_0180-editada.jpg

DSC_0226-editada.jpg

Entonces, nos refugiamos en vibrantes colores que apaguen un poco ese guayabo que nos viene de vez en cuando.

dsc_0287-editada

dsc_0458-editada

Este editorial quiere destacar esa juventud que nos negamos a dejar ir. Como resultado conservamos los tenis -los que adaptamos para llevar a la oficina-, adoramos el regreso del terciopelo y el uso del rosa barbie -un grito de rebeldía contra los grises cielos bogotanos-.

DSC_0057-editada.jpg

Porque los medios no saben leernos, hemos hecho de un mundo desastroso, heredado de esa manera, un mundo colorido. Abrazamos nuestra nostalgia con orgullo, la portamos en nuestras pintas como emblema de que seguimos luchando, aunque otras generaciones asuman que nos rendimos.

DSC_0016-editada.jpg

DSC_0119-editada.jpg

Por esa juventud eterna con la que vivimos obsesionados.

DSC_0252-editada2.jpg

 

Créditos:

Fotografía: María Eugenia Lombardo.

Maquillaje: Caterina Parra (MadmoonStyle). 

Modelo: Natalia Palacio.

Estilismo: Fashionista Enclosetada.

 

fe_autores-01

Anuncios